Archivo de la etiqueta: arte para bebés

Cómo hacer moco (slime) comestible para niños. (Requiere un día de preparación)

Slime de chía.

Slime de chía.

HH tiene una relación amor-odio con las texturas mucosas que yo no comprendo. A veces le encanta embarrarse las manos con lodo o mantequilla, y otras veces de su pan se embarra una micra de queso untable en el meñique y entonces el queso debe ser removido de inmediato antes de que se convierta en una horrible tragedia.

No sabía si iba a disfrutar un experimento de textura mucosa, pero me aventé a experimentar aprovechando que tenía reservas de chía en la alacena. Pero sin más choro por hoy (porque esta entrada la tengo planeada escribir desde hace casi un año ¡! ), he aquí la receta (aquí puedes encontrar el original):

INGREDIENTES:

  • 1/4 de tasa de semillas de chía.
  • 2 tasas de agua.
  • 1 cucharada sopera de goma xantana (yo la compré en línea como E-415).
  • Colorante para alimentos (opcional).
  • 500 gr. de almidón de maíz (Maicena®).

MODO DE PREPARACIÓN:

  1. Coloca las semillas de chía con el agua en un recipiente bien tapado y déjalo reposar de 12 a 24 horas en el refrigerador, removiéndolo unas 2-3 veces para separar los cúmulos de semillas.
  2. Saca del refri las ahora gelatinosas semillas de chía, bate un poco, agrega la goma xantana y bate más y más – no tiene que quedar homogéneo por ahora.
  3. Si vas a usar colorante, agrégalo ahora. Nosotras usamos uno en polvo. Bate más.
  4. Agrega el almidón de maíz y bate y bate, con las manos es más fácil porque el ahora moco se va poniendo cada vez más espeso.
  5. Ajusta la consistencia con una cucharada más ya sea de almidón de maíz o de agua cada vez, ¡listo!

IMG_6169-1

Las semillas de chía le dan una textura interesantísima a el moco, y dependiendo si lo utilizas de inmediato, la temperatura también lo hace muy interesante al tacto.

IMG_6166-1Como era de esperarse HH no se atrevió a tocarla mucho al principio. Cuando se atrevió a meter la mano con más fuerza lo disfrutó durante tal vez 5 minutos. Después quiso lavarse las manos….. ¡Qué le vamos a hacer! Esta Hija Hermosa y sus manías…

Este moco se puede guardar bien tapado y refrigerado hasta 4 días seguro. Para reutilizarlo sólo hay que agregar agua. Al quinto día el nuestro no tenía moho, pero ya no olía igual y decidí tirarlo.

RECUERDA: El que los materiales de manualidades se llamen “comestibles”, significa que no son tóxicos y no hay problema si bebé come un poco, NO SIGNIFICA que si en vez de jugar con el material se lo empieza solamente a comer, lo podamos dejar hasta terminar, el consumo de mucha cantidad sí puede ocasionar molestias digestivas.

Deja un comentario

Archivado bajo Estimulación temprana

Haz tus propias pinturas comestibles para bebés.

Hoy probamos con HH un poco de arte.

¡Resultó ser bastante fácil! y no tanto caos para limpiar al terminar, como yo me había imaginado.

Lo mejor de todo: no tener que preocuparme por el poquito que de cuando en cuando HH chupaba de sus dedos.

Esta receta para pinturas comestibles la encontré en este maravilloso blog, pero no me funcionó como dice ahí: ir añadiendo el agua hirviendo y mezclar. Traté dos veces de otras distintas maneras, y finalmente conseguimos la consistencia perfecta. Así que esta es mi versión modificada y probada.

Ingredientes que necesitas

2 tazas de agua fría

3 tazas de agua hirviendo

3 tazas de almidón de maíz (Maizena®)

Colorantes para alimentos (nosotras utilizamos en polvo, pero la receta original usaba líquidos, así que los que encuentres serán útiles).

Para hacer las pinturas

Agrega poco a poco la Maizena®  al agua fría, al tiempo que vas batiendo, hasta que se disuelva por completo.

Agrega poco a poco el agua hirviendo, y sigue batiendo. Según la receta original, en este punto se espesa la mezcla y hay que seguir batiendo hasta que sea homogénea y la consistencia sea suave.

Si no se ha espesado hasta este punto y la mezcla sigue líquida, que es lo que a nosotros nos ocurrió, entonces caliéntalo en una olla a fuego medio mientras sigues batiendo. Con calor seguro en algún momento logras la consistencia deseada, para nosotros eso fue después de casi 3 minutos.

maizena mezclada

La mezcla sobrante en la olla.

Las pinturas en sus frascos. Agregamos uno pequeño blanco con un poco de la mezcla sobrante.

Las pinturas en sus frascos. Agregamos uno pequeño blanco con un poco de la mezcla sobrante.

Separa en contenedores la mezcla. Disuelve el colorante un muy poca agua y agrega un color distinto a cada frasco. Nosotros usamos solo un poco de colorante y obtuvimos colores más bien pastel. Si deseas colores más intensos, agrega más colorante, solo ten en cuenta que las manchas (que seguro habrá) serán más intensas.

Para preparar el “lienzo” pegamos con cinta adhesiva la hoja a la mesa. Si la mesa es delicada puedes “forrarla” con periódico o con un mantel de plástico lavable. Nuestra mesa es multiusos y aguanta de todo, así que no lo necesitamos.

Papel blanco adherido a la mesa.

Papel blanco adherido a la mesa.

Primera obra de arte.

Primera obra de arte.

Para limpiar al terminar solo tuvimos que pasar un trapo húmedo. La facilidad para limpiar fue lo que más me gustó de esta receta de pinturas.

Tip: es mejor si HH ha comido antes, así no quiere solamente comer los colores. Ejem.

RECUERDA: El que los materiales de manualidades se llamen “comestibles”, significa que no son tóxicos y no hay problema si bebé come un poco, NO SIGNIFICA que si en vez de jugar con el material se lo empieza solamente a comer, lo podamos dejar hasta terminar, el consumo de mucha cantidad sí puede ocasionar molestias digestivas.

2 comentarios

Archivado bajo Estimulación temprana