Evitando sobornos al comer

Varias veces ya me ha tocado presenciar “luchas” entre Adultos y Bebés alrededor de la comida. Bebé no quiere comer la lechuga, sino que desea un chocolate, Adulto dice “no hay chocolate hasta que no te acabes tu lechuga”. ¿Suena conocido?

Quizá ese fue el que más me gustó de los puntos del libro “Baby led weaning” de Gill Rapley & Tracey Murkett (aún sin edición en español, pero aquí hay un buen folleto al respecto). No, no estoy haciendo publicidad aunque tiene mucha información valiosa.

Las autoras proponen tres consecuencias no deseadas del comportamiento ilustrado: 1. Bebé recibe el mensaje de que el chocolate o alimentos similares son “mejor” que otros alimentos, 2. Bebé puede al final acabar comiendo más chocolate y similares de lo que en realidad haría si decidiera por sí mismo/a y 3. Bebé termina comportándose como se le pide solamente con el fin de tener ese chocolate. A mí me sonó muy lógico, al final Bebé puede acabar teniendo todavía más aversión hacia las pobres lechugas, porque lo percibe como un obstáculo que le impide tener lo que quiere.

Otro aspecto que señalan las autoras es también el de la comida como recompensa. No pude evitar pensar en los pediatras/padres/dentistas que tras una inyección o procedimiento ofrecen a sus hijo/as paletas de dulce. Suena inofensivo en realidad, pero no podemos descartar que a esa edad tan moldeable Bebé acabe asociando los dulces en particular con un consuelo. ¿Tal vez tiene qué ver esto con que muchos adultos acabamos inconscientemente asociando la comida con llenar un vacío? Mejor ofrecer consuelo y tal vez Bebé pide en ese momento algo más que necesite.

La propuesta de las autoras para esto, al igual que para muchos otros aspectos a lo largo de su libro, es la confianza. Confianza en que al ser el dueño de su cuerpo es Bebé quien mejor sabe lo que necesita, de modo que al tener desde el principio opciones de alimentos (eso sí, siempre y cuando éstas sean saludables y variadas), elegirá lo que su cuerpo necesita y la cantidad que haga falta en ese momento. Creo que suena más fácil de lo que es. Supongo que funciona, y que Bebé al tener chocolate saludable (más cacao que leche y azúcar, quiero decir) a su alcance de manera regular, acabará por no quererlo comer a diario, además de asociar la comida y su variedad a algo placentero. No creo que en una fiesta infantil acabe eligiendo fruta en lugar de pastel, pero tal vez sí un plato más variado que solo distintos postres (¿?), y de todos modos, si en casa hay comida saludable que en una fiesta ocasional coma puros dulces, tampoco sería dramático en mi opinión. No, no lo he llevado a la práctica. HH todavía es muy pequeña para probar chocolate. Intentaré escribir otra entrada de blog cuando lo haga.

¿Tú qué opinas? ¿Cómo ha sido tu experiencia al respecto?

1 comentario

Archivado bajo Alimentación complementaria a demanda (Baby-led weaning)

Una respuesta a “Evitando sobornos al comer

  1. Pingback: Introducir alimentos a Bebé | anaehijaenalemania

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s